-

-
"El médico del futuro ya no tratará la estructura humana con medicamentos, sino que curará y prevendrá las enfermedades las a través de la nutrición" Tomás Alva Edison, 1902.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Wok de pollo y vegetales en tres pasos.

Llegan los platos primaverales, y junto a ellos, los maridajes estacionales. Esos que nos permiten compartir comidas coloridas, frescas, fáciles de preparar y de comer, llenas de sabor y una mezcla de aromas interesantes. 
Ingredientes para el Wok
•   2 pechugas de pollo
•   3 zanahorias
•   1 pimiento rojo
•   1 pimiento verde
•   1 zuchini
•   1 cebolla
•   2 cebollas de verdeo
•   100 g de brotes de soja
•   c/n de aceite
•   ½ cucharada de jengibre rallado
•   Cantidad necesaria de salsa de soja
•   4 cucharadas de almendras picadas

“Mise en place…”


Es así como le decimos los cocineros a toda la preparación previa que se realiza para cocinar, cortes de vegetales, de carnes, o medir ingredientes, en las recetas que así lo requieran.

En este caso vamos a realizar los cortes de todos los vegetales y del pollo. Este paso es mucho más importante de lo que te imaginás, porque mientras más prolijos sean los cortes de las verduritas, mejor va a salir el wok. Estas tienen que quedar cortadas del mismo grosor y bien finitas, para que la cocción sea pareja y que cuando lo probemos, en un bocado, podamos degustar cada una de ellas (¡que rico!)
Se pelan las zanahorias y se cortan en juliana fina. Se cortan los pimientos a la mitad, se le retiran las nervaduras (son las tiritas blancuzcas que vas a ver adentro) y las semillas y se cortan en juliana. Se corta el zuchini a lo largo por la mitad, se le retira toda la parte de semillas del centro y se corta en juliana también.

Se pela la cebolla y se corta en pluma. Se filetean los champiñones y se corta la cebollita de verdeo en rodajitas finas. Se cortan las pechugas de pollo en cubos de 1cm x 1cm.
Salteado
El salteado es una técnica de cocina que se utiliza cuando queremos que los vegetales queden cocidos, pero doraditos y crocantes. Para que esto salga perfecto, es necesario que el aceite esté bien caliente antes de poner las verduritas, y cocinarlas a fuego bien fuerte, moviendo todo el tiempo. El wok es el recipiente ideal para este tipo de cocción. Los hay de chapa (pero ojo que a estos hay que curarlos…) o de teflón. Elegí el que más te guste y…¡a saltear se ha dicho!
Se vierten en un wok dos cucharadas de aceite y se lleva a fuego máximo, una vez caliente, se colocan allí los cubos de pollo y se acomodan.  A partir de este momento…atate las manos y…¡no los toques!
Es importante darles un tiempo a los cubitos de pollo para que se doren bien y, recién en ese momento, revolverlos para que se doren las caras restantes (si movés mucho el pollo apenas lo colocás en el wok, se puede enfriar el aceite y en vez de dorarse se va a hervir…). Se retira del wok y se reserva.
Se limpia el wok con un papelito ¡no lo vayas a lavar que en lo pegadito está lo más rico! 
Se colocan tres cucharadas de aceite, se calienta nuevamente y se vuelcan las zanahorias, la cebolla y los pimientos.
Se saltean unos minutos y se agregan, el zuchini, los brotes de soja (estas verduritas necesitan menos tiempo de cocción, y es por eso que se agregan al final) y se saltean durante dos minutos.
Te recomiendo que uses una buena marca de salsa de soja y que la pruebes, si es muy salada, la podes aligerar con un poquito de agua.
Se incorporan en el wok los cubos de pollo, el jengibre rallado, las almendras picadas y abundante cantidad de salsa de soja. Se remueve continuamente toda la preparación durante dos minutos hasta que las verduritas y el pollo absorban un poco de la salsa de soja (bah!...hasta que se forme una salsita, vos me entendés…).

Se sirve el wok acompañado por arroz blanco preparado de la forma que más te guste.




No hay comentarios:

Publicar un comentario