-

-
"El médico del futuro ya no tratará la estructura humana con medicamentos, sino que curará y prevendrá las enfermedades las a través de la nutrición" Tomás Alva Edison, 1902.

domingo, 17 de agosto de 2014

Qué es un streusel?

En la repostería tradicional alemana hay un pastel o tarta que se denomina streuselkuchen, pero hay sólo una receta para hacerlo, la característica de este dulce es el streusel, una combinación de ingredientes que se reparte en la superficie para aportar sabor y una textura crujiente.
El streusel es una especialidad de la gastronomía alemana, aunque parece ser que no hay documentos escritos que demuestren que se originó (como se cree) en el siglo 19 y en la Silesia (región que hoy está dentro de las fronteras de Polonia, pero fue territorio de la República Checa y Alemania). Si os preguntáis qué es un streusel, empecemos diciendo que dicha especialidad pertenece a la repostería y pastelería. En los pocos diccionarios online en los que encontramos traducción de este término, indican que procede del verbo ‘streuen‘ y que significa esparcir, espolvorear, dispersar, echar arenilla… por lo tanto, un streusel hace referencia a espolvorear o esparcir una preparación sobre un pastel, una tarta o un pan.

La preparación básica del streusel es muy sencilla, se trata de tres ingredientes que se mezclan creando una especie de migas o arenilla, estos ingredientes básicos son mantequilla, azúcar y harina. Haciéndolo con las proporciones adecuadas, como la harina no se consigue hidratar, el resultado es un producto seco, aunque ligeramente engrasado y endulzado.

El streusel suele elaborarse con una parte de mantequilla, una parte de azúcar y dos partes de harina, los ingredientes se mezclan fácilmente con la yema de los dedos, y como hemos comentado, estos ‘grumos’ se esparcen sobre una elaboración repostera, un pastel, una tarta con fruta… para después hornearla. El resultado es una superficie crujiente, dulce y con buen sabor.

A menudo se incluyen otros ingredientes para que el streusel resulte aún más rico, desde especias como la canela, la vainilla, el jengibre, el cacao… hasta frutos secos picados o molidos, como avellanas, nueces o almendras entre otros, así se enriquece en sabor y se potencia su textura crujiente, que contrasta con la jugosidad y ternura del bizcocho o pastel.
A muchos os recordará a una receta tradicional de la cocina británica, el Crumble, básicamente es lo mismo si hablamos de la cobertura, pero recordad que el crumble comprende toda la elaboración, y el ingrediente principal de ésta es la fruta. Se elabora con manzanas, peras, ciruelas, fresas, melocotones, ruibarbo, zarzamora… la fruta se hornea con la mezcla de harina, mantequilla y azúcar, y con lo que se quiera añadir, el resultado es una fruta tierna y dulce, con una cobertura crujiente, un contraste delicioso.

En principio, el streusel es sencillamente la cobertura de harina, mantequilla y azúcar que se aplica a distintas elaboraciones reposteras, pero también hay pasteles que por estar cubiertos o mezclados con streusel, se les denomina streusel o streuselkuchen. Podemos encontrar pasteles streusel de manzana, de compota de frutas, con masa de bizcocho, con masa brisa e incluso magdalenas… estos pasteles siempre se encuentran en panaderías y en cafeterías, son un clásico acompañamiento para el café, el té, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario